El Social Gaming, la partida continúa

Publicado el 28 de Agosto de 2013 por dani en Internet y Social Media


Supongo que soy un bicho raro. A lo mejor es que no sé divertirme. El caso es que nunca he sido de videojuegos ni recreativas. Siempre he preferido darle al balón que al botón. Aún así, la curiosidad me quema por dentro y, después de recibir decenas de invitaciones, me he querido plantear qué demonios tienen los juegos sociales para enganchar a tanta gente.

Llevo un par de cenas con amigos y he podido comprobar que hay quien no se despega del móvil. ¿Whatsapp? ¿Facebook? No... Candy Crush. Una aplicación tan adictiva como el chocolate y pegadiza como un bote de miel. Pero, ¿qué hace de Candy Crush y otros productos de social gaming un fenómeno tan extendido? No soy un experto en videojuegos ni sociólogo pero, después de darle un par de días al juego y hablar con algunos incondicionales del azúcar, he sacado algunas conclusiones:

- Facilidad: Una de las máximas de este tipo de juegos es que sean sencillos. En todos los sentidos. Una vez descargada la aplicación, sólo tendrás que empezar a pasar pantallas. No son dificultosos juegos de rol donde hay que completar misiones infinitas. Las instrucciones son claras y sumar puntos es muy asequible. Esto se traduce en motivación y ganas de seguir moviendo chuches.

- Portabilidad: Vayas donde vayas, tu juego irá contigo. Eso lo convierte en algo accesible en cualquier situación: tiempos muertos de espera, viajes en tren, insomnio... Además, no necesitas un ritual como en las clásicas consolas. Antes, tenías que plantearte "esta tarde me la pasaré jugando a Mario Kart". Ahora, no hay que plantearse nada. Cualquier condición es buena para avanzar un nivel.

- Competitividad: jugar "contra" alguien siempre es mucho más divertido que contra uno mismo. Y si ese alguien son amigos tuyos, pues aún mejor. Ver los puntos que han sumado e intentar superarlos es un plus que tienen este tipo de juegos. Algo que nos empuja a seguir y seguir para situarnos en lo más alto del ranking.

- Asincronía: Otra de las ventajas de los juegos sociales es que permiten que la competición tenga lugar en momentos distintos. No hay que estar conectados a la vez para intentar hacer más puntos que alguno de tus amigos/rivales. El marcador está ahí y en cualquier instante puede ser superado.

- Inclusión: Ya os decía que no soy de dedicarle tiempo a este tipo de juegos, pero hay círculos de amigos que están tremendamente enganchados. Si formas parte de uno de ellos, será casi inevitable descargarte la aplicación y empezar a sumar puntos. A nadie le gusta sentirse desplazado...

Sea por el por el cacao, la melaza o el azúcar, el caso es que es difícil de despegarte de Candy Crush una vez has empezado a tirar líneas. Así que, cuidado, no vaya a ser que vuestro smartphone se convierta en diabético :)

 

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar