Lluvia de ideas en Redes Sociales (II parte)

Publicado el 24 de Septiembre de 2013 por dani en Internet y Social Media

 

¿Ya lo tienes más claro? Seguro que, a estas alturas, empiezas a ver la luz al final del túnel. El tema está decidido y las ideas las tienes encima de la mesa. Ahora es cuestión de darle a la tecla.

Antes, por eso, deja que te apunte 5 buenas prácticas más que pueden ayudarte a hacer un texto redondo por muchas barreras que hayas tenido en la fase de preproducción:

6. Piensa un storytelling: en mi opinión, la mejor manera de presentar un tema es cargarlo de emociones. Darle vida a tus textos a través de acciones y sujetos captará mucho más la atención de los lectores. Hay temas que puede resultar complicado hacerlo, pero haz un esfuerzo en presentarlo de un modo cercano, que implique y haga sentir que participan de la historia.

7. Busca argumentos: cuando uno expone sus opiniones debe ser capaz de defenderlas. No vale escribir lo primero que te pase por la cabeza y sin fundamento. Una buena estrategia es ponerte al lado contrario de tus opiniones. Piensa de qué manera se podría criticar tu texto, qué voces en contra es capaz de levantar. Sé radical. Cuánto más lejos llegues en este punto, más fácil te será defenderte y exponer tus pensamientos.

8. Utiliza tu sello:  este punto es personal e intransferible. Ahí lo dejo. La experiencia de cada uno, sus vivencias, su educación... Cualquier experiencia puede marcar el estilo de escritura de cada uno de nosotros. Busca la manera que te sea más fácil escribir a ti y adóptala como tu marca personal. Con el tiempo, harás que los lectores sepan de quién es el texto sin tan solo ver la firma.

9. Busca un titular clicable: el título y las primeras líneas del texto son fundamentales para atrapar al lector. Intenta provocar todo lo que puedas y tendrás muchas más posibilidades de éxito. Piensa que no estás haciendo un texto periodístico, así que despierta tu ingenio.

10. Haz una conclusión que deje huella: tan importante como el inicio es el final. Ahí es donde el lector debe quedarse con buen sabor de boca. Por muy buenos argumentos que hayas dado, es fundamental cerrar el texto por la puerta grande. Busca un guiño, deja una pregunta al aire, usa la ironía... Hay mil formas de hacerlo. Sé original y levantarás muchos más dedos.

Y hasta aquí el post. Espero que os pueda resultar útil y, si seguís sin saber de qué escribir, siempre podéis acabar escribiendo un post sobre cómo sacar ideas cuando te faltan ideas :)

 

Si quieres saber más de mi, visita mi blog.

 

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar