Marketing eficaz para restaurantes

Publicado el 17 de Junio de 2014, actualizado el 24 de Julio de 2014 por erisofi en Turismo

Sin trampa ni cartón. Con ideas y dedicación. Cuando un restaurante no consigue levantar el vuelo y tiene más llenas las neveras que la sala, lo primero que muchos piensan es que necesitan una receta mágica para dar un vuelco a la situación y empezar a ganar dinero con su negocio.

La mayoría no se dan cuenta que tienen la solución a su alcance y que no es necesario hacer grandes inversiones para que los clientes empiecen a reservar sus mesas para esta noche a las 10.

Cuando les pregunto si hacen marketing en su restaurante, me responden con un tono convencido: "Sí, claro, hacemos un menú de Navidad". Lo que es lo mismo: no saben qué es el marketing...

Debemos entender el marketing como un proceso social, en el que lo importante es conocer y comprender al consumidor, ajustándose a sus necesidades. El cliente es, pues, la base de todo. Y saber todo lo que podamos de él será la mejor forma que tenemos de empezar a llenar la caja.


Definir nuestro target nos permitirá trabajar las 7 p's del marketing de servicios:

  • Producto: variedad, calidad, características… Ofrecer un producto único puede permitirnos diferenciarnos de la competencia y segmentar mejor a nuestros clientes. Si queremos llegar a un público en un entorno rural, lo mejor es ofrecer productos cercanos: pan artesano, carnes o pescados de la zona. Una cocina de proximidad es un plus en este tipo de segmentos.

  • Precio: precio de la carta, descuentos, formas de pago… Saber interpretar la economía de nuestros clientes nos ayudará a decidir los precios de nuestros platos y menús.

  • Promoción: publicidad, relaciones públicas, marketing directo… Es muy importante saber comunicar qué ofrecemos. Debemos ser capaces de transmitir la esencia de nuestro negocio e intentar ser cercanos y generar emociones a nuestros clientes.

  • Posicionamiento: canales, cobertura, transporte, surtidos… Si eres capaz de ofrecer un buen producto en un contexto adecuado, te será más fácil conectar con tus clientes.

  • Proceso: elaboración de producto, cómo se ofrecerá… A veces no es el qué, sino el cómo. Una simple ensalada puede convertirse en un plato extraordinario si le damos una vuelta. Diferénciate de la competencia dando un toque personal a tus platos.

  • Evidencia física: decoración, ambientación del local, uniformes, vajilla… Hay locales en los que no apatece ni entrar y otros de los que no saldrías. Cambiar la mantelería, la iluminación, los uniformes de los camareros, las cartas, la fachada del local… Si eres capaz de convertir la estancia en tu restaurante en una experiencia agradable, tendrás mucho ganado.

  • Protagonistas: camareros, recepcionistas, director… Un buen trabajo en los 6 puntos anteriores tendrá poco fruto sino somos capaces de que todo el equipo sintonice en la línea corporativa del negocio. El personal es básico en nuestro objetivo y de él dependerá, en gran medida, el éxito final.


Los ingredientes son, pues, los mismos para todos, pero el resultado final dependerá de las manos de cada chef y de cómo decide poner en práctica cada uno de estos 7 elementos. ¡Buen provecho! :)

Erika

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar